Rico, rico: tarta de queso

Processed with VSCO

Hoy vuelvo a compartir con vosotros una de esas recetas nivel principiante pero con un resultado sobresaliente: una riquísima tarta de queso. Hace unas semanas descubrí en la nevera un bote de queso crema a punto de caducar y tardé poco en buscar inspiración para aprovecharlo y hacer con él algo rico. Me apetecía experimentar así que busqué y mezclé algunas recetas de tarta de queso y el resultado final es esta receta. Los ingredientes son tan comunes que todos los tenemos por casa seguro y como instrumentos sólo necesitaremos un bol alto en el que echar todos los ingredientes para batirlos, una batidora y un molde (mejor de silicona para desmoldarlo fácilmente). Tras el salto tenéis todos los pasos y algunos truquillos, ¡espero que os guste! 🙂

Ingredientes:

1 tarrina de queso crema (Philadelphia o Mascarpone); 4 huevos; 1 sobre de levadura; 1 yogur natural (usaremos el vasito del yogur como medida); 1 yogur y medio de azúcar blanco; 1 yogur de harina; 1 yogur de leche entera.

Elaboración:

Antes de empezar precalentamos el horno a 170º con calor arriba y abajo, así estará listo para cuando tengamos la mezcla lista.

En el bol (recordad, que sea alto para no manchar todo al batir), vamos incorporando los ingredientes uno a uno en el orden en el que los he puesto mientras batimos muy muy bien. Cuando esté listo, lo volcamos en el molde (no hace falta engrasarlo) y al horno durante unos 45-50 minutos aproximadamente (ya sabéis que cada horno es un mundo). Cuando esté listo, lo dejamos enfriar sobre una rejilla y ¡a comer! Para presentarlo podemos acompañarlo con una mermelada de fresa (como la típica cheesecake) o con un poco de nata montada, al gusto de cada cual. A mí personalmente me gusta sin nada porque el sabor suave y dulce de la tarta me parece ideal, pero lo dicho, cada uno sabe cómo le gusta.

Tips! El queso crema puede ser del tipo que queráis, pero los que mejor funcionan son el del tipo philadelphia y el mascarpone, aunque si me tengo que decantar por uno sería por el segundo porque tiene algo más de sabor. // Como siempre SIEMPRE se me queman por arriba los pasteles, aprendí este truquillo: sobre el molde colocar un papel de aluminio que cubra la parte de arriba del molde, sólo lo quito cuando quedan unos minutos para que estén listos y así sólo cogen colorcillo, se hacen bien y, sobre todo, no se chamuscan. // Esta tarta aguanta bastante bien varios días, eso sí, siempre en la nevera y bien tapada para que no coja olores que luego estropeen el sabor. Para comerla os recomiendo sacarla un ratito antes del frigo.

Si os animáis a hacerla comentadme qué tal os ha parecido el resultado, me encantará leeros! 🙂

Anuncios
Rico, rico: tarta de queso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s