Rico, rico: palmeritas, mini croissants y miguelitos.

Processed with VSCO with hb1 preset

Una lámina de hojaldre, tres recetas diferentes. Hoy vamos con tres recetas nivel principiante y que pueden salvar meriendas, desayunos y postres con un notable alto. Como ingredientes necesitaremos una lámina de hojaldre para cada receta, azúcar blanco o moreno, azúcar glas y una tableta de chocolate para postres. Tras el salto el paso a paso de cada una 🙂

Empezamos por el más sencillo y el preferido en casa. Fans de los famosísimos Miguelitos de la Roda, hace tiempo que probé a hacerlos yo misma, sin conservantes ni cosas raras, sólo con el hojaldre, chocolate y un poquito de azúcar glas.

Processed with VSCO with hb1 preset

Para empezar, precalentamos el horno a 180º mientras preparamos los miguelitos. En un cuenco ponemos la tableta de chocolate troceada y la derretimos en el microondas. Si lo preferís se puede derretir al baño María, pero con un poquito de cuidado y estando bien pendientes podemos hacerlo sin quemarlo en el micro (removiendo bien cada minuto).

Por otro lado estiramos nuestra lámina de hojaldre (que estará fresquita de la nevera para manejarla mejor) y con ayuda de una lengua pastelera o una cuchara extenderemos el chocolate derretido por la mitad de la lámina. Cuando esté bien extendido el chocolate, doblamos por la mitad el hojaldre, cubriendo el chocolate con el hojaldre. Ahora llega la parte creativa. Los miguelitos normalmente suelen ser cuadrados, pero podemos darle la forma que queramos con un cortador o con una puntilla. Cuando estén cortados, los ponemos sobre la bandeja del horno y con ayuda de un pincel les damos por encima una capita de huevo para que se doren en el horno donde estarán unos 10-15 minutos. Veréis que en el horno el hojaldre sube bastante y se deformará un pelín: no hay problema, cuando saquemos la bandeja y con mucho cuidado de no quemarnos podemos colocar de nuevo el hojaldre en su sitio 😉 Para terminar y con ayuda de un colador, tamizamos azúcar glas sobre los miguelitos, dejamos enfriar y ¡a comer!

Tips! El hojaldre admite prácticamente todo, podéis sustituir el chocolate por lo que queráis, aunque no os recomiendo utilizar chocolate tipo Nutella que aunque pueda resultar más fácil de usar, el sabor no termina de cuajar en esta recetilla. ## Otra forma de evitar que se “deformen” los miguelitos es una vez cortados, enfriarlos unos minutos en la nevera o congelarlos.

***

Seguimos con este segundo uso del hojaldre con los mini croissants. En este caso os recomiendo, por comodidad (o al menos yo me apaño mejor) que la lámina de hojaldre sea redonda. Igualmente, sólo necesitaremos el hojaldre y un huevo, aunque podemos rellenarlos con un pequeño cuadradito de chocolate o bañarlos en chocolate una vez horneados.

Processed with VSCO with hb1 preset

Precalentamos el horno a 180º. Estiramos nuestra lámina de hojaldre y con una puntilla (o cualquier cuchillo bien afilado), dividimos la lámina en cuatro partes y después volvemos a dividir cada una de esas partes en dos, como si fuera una pizza, complicación cero. Para darle la forma de croissant sólo hay que enrollar cada uno de esos triángulos empezando por la base, la parte más ancha, hacia la punta. Para que queden más monos, podemos doblar hacia dentro los extremos. Igual que con los miguelitos, pincelamos con huevo cada croissant y los metemos en el horno durante 15-20 minutillos.

Tips! Si queremos rellenarlos, justo antes de empezar a enrollar podemos colocar un cuadradito de chocolate en la base del triángulo y enrollar de igual manera. ## Si queremos un toque de chocolate pero por fuera, una vez horneados y fríos, podemos bañarlos en chocolate derretido, los dejamos enfriar y ¡listos para comer! ## Otra forma de darles un toque extra de sabor es pincelarlos, una vez fríos, con un poquito de mermelada (¿recordáis que el año pasado hicimos mermelada casera?)

***

Y para acabar ¡las palmeritas! Para esta receta sólo necesitaremos el hojaldre y azúcar, moreno o blanco, al gusto de cada uno.

Primero estiramos la lámina y con ayuda de una cuchara, un rodillo o nuestras propias manos esparcimos azúcar por toda la superficie, la herramienta que elijamos nos ayudará a que el azúcar se una bien a la masa. Cuando lo tengamos sólo tenemos que doblar de los extremos hacia dentro hasta la mitad de la lámina, y volvemos a esparcir más azúcar. Volvemos a doblar de los extremos a la mitad y de nuevo ponemos más azúcar. Unimos las dos mitades y añadimos más azúcar en ambos lados. Con un cuchillo bien afilado cortamos la lámina en trozos de 1 centímetro de grosor, los colocamos en una bandeja de horno y los metemos de nuevo en la nevera unos 10-15 minutos, para que no pierdan la forma al meterlos al horno. Cuando (ya en el horno) estén doradas, podemos sacarlas y dejarlas enfriar sobre una rejilla antes de comérnoslas.

***

Espero que os hayan gustado estas recetitas rápidas y que os animéis a hacerlas. Como siempre os digo, podéis compartirlas conmigo a través de mi instagram @itsmemisspg y con el hashtag #ricoricoitsmemissp.

Anuncios
Rico, rico: palmeritas, mini croissants y miguelitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s