Rico, rico: galletas de calabaza y chocolate

Processed with VSCO

Hoy comparto con vosotros otra de esas recetillas sencillas pero de resultado pintón y sabrosón. Si bien el año pasado por estas fechas compartía con vosotros la receta de las típicas galletas de mantequilla, esta vez os paso algo más sano y con un sabor bastante más potente. Son apenas 4 ingredientes para un resultado adictivo, ¡palabra!

Seguir leyendo “Rico, rico: galletas de calabaza y chocolate”

Anuncios
Rico, rico: galletas de calabaza y chocolate

Rico, rico: galletas de mantequilla.

Processed with VSCO with g3 preset
Processed with VSCO with g3 preset

Los que no somos muy fans del turrón ni del mazapán tenemos que buscar alternativas para poder comer algo en esas reuniones familiares tan habituales en estas fechas. Hoy os traigo mi solución: unas ricas y ultrasencillas galletas de mantequilla 🙂 Os dejo la receta y el paso a paso después del salto. ¡Espero que os gusten!

Seguir leyendo “Rico, rico: galletas de mantequilla.”

Rico, rico: galletas de mantequilla.

Christmas Markets

¿Qué tal las fiestas? ¡Espero que hayáis pasado unos días maravillosos y Papá Noel se haya portado muy bien con todos!

Como os comentaba en el último post, este año estoy súper navideña, así que el post de hoy también será navideño. Una de las cosas más chulas que tiene esta época del año son los mercados navideños. En muchas ciudades y en muchos pueblecitos (por no decir que en todas y todos), aparecen durante unos días unos mercadillos con un encanto especial. No sé si será por las luces de la calle y de los propios puestecillos, por las casetas de madera, por los distintos productos que se venden o si simplemente será cosa mía pero, he de reconocerlo, ME ENCANTAN. Pasear entre la gente viendo absolutamente todo lo que hay en cada puesto, mirar de vez en cuando hacia arriba para ver las luces que decoran la calle, que se te peguen los villancicos que suenan en algunos puestecillos, comer algún dulce artesano o beber un buen chocolate caliente. ¿Acaso hay algún plan mejor?

El año pasado tuve la suerte de viajar a los Países Bajos a principios de este mes, y mi sorpresa fue enorme al encontrarme con que allí ya era Navidad. Allí el día 5 de Diciembre celebran la fiesta de San Nicolás o Sinterklaas  (que es algo así como un Papá Noel o nuestros Reyes Magos), así que todo estaba listo para su llegada.

Gracias a mi amigo Diego en su papel de mejor guía del mundo mundial, pude visitar tres ciudades diferentes y sus respectivos Christmas Markets o Winter markets. (Tengo muy poquitas fotos de mi viaje así que algunas las he cogido de mi querido Google).

Maastricht.
Maastricht.

El primero que vimos fue el de Maastricht, que era realmente adorable. No era demasiado grande, pero tenía de todo: un montón de puestecillos, comida típica, una pista para patinar sobre hielo, una gran noria y, como marco, la basílica de Saint Servatius.

DSC06148 DSC06165

El siguiente que visitamos fue el de Amsterdam. Quizás fue el menos impresionante, sin ese encanto de una ciudad pequeña, como muchísima más gente y colocado a lo largo de una gran avenida, frente a los comercios y tiendas horribles de souvenirs.

Amsterdam
Amsterdam
Amsterdam
Amsterdam

Y por último, el más impresionante de todos: el Christmas Market de Aachen (Aquisgrán, Alemania). La localización no podía ser mejor, justo entre el ayuntamiento (levantado sobre las ruinas del palacio de Carlomagno) y la catedral. Esas horas allí fueron mágicas. Un mercado enorme, cientos de puestos, un montón de gente de todos los lugares, jarritas navideñas con gluhwein (vino caliente especiado)… incluso empezó a nevar! Sin duda, un lugar que todo el mundo debería tener apuntado en su lista de sitios que visitar.

Aachen
Aachen
bummeln,3183
Aachen

¡Feliz viernes!

Christmas Markets

Red velvet cake

It’s the most wonderful time of the year – Andy Williams

Este año se me ha subido totalmente la Navidad a la cabeza. En cuanto empezó Diciembre puse el árbol, hice y envié mis postales y llevo días entregada a la búsqueda de esos regalos perfectos para los míos. Este año además he decidido colaborar con el menú navideño y preparar un buen postre: una tarta red velvet. La elegí porque además de estar muy rica, la receta es muy sencilla (al menos la mía lo es) y esos colores blanco/crudo y rojo no pueden quedar mejor en una mesa en estas fechas 🙂

Yo he hecho la receta en dos días, entre ayer y hoy. Ayer hice el bizcocho y hoy he puesto la cobertura para que esta noche esté perfecta, pero se puede hacer de seguido, no os va a llevar más de dos horas el preparar, hornear, enfriar y decorar.

Ingredientes para el bizcocho:

Preparado Deluxe moist cake mix, de Parade, 3 huevos, 1 taza de agua y 1/3 taza de aceite.

DSC06803

Sí, por eso es tan fácil la receta. Compro este preparado importado desde EEUU. La receta original del red velvet es de Estados Unidos y una vez que la has comido allí no puedes conseguir ese sabor a este lado del “charco”. De esta forma sí, un preparado hecho allí, con su receta tradicional y unos ingredientes que aquí no son fáciles de conseguir. Yo compré este en una tienda online que conocí hace varios años, Yummy Planet, y en la que compro todos estos caprichitos americanos.

DSC06806

Para empezar en un bol grande se mezcla el preparado de red velvet con tres huevos, la taza de agua y el tercio de taza de aceite. Hay que conseguir que todo el preparado quede líquido para que luego la tarta quede blandita (vamos, ese tacto de “terciopelo”), así que yo he estado batiendo a velocidad media con la batidora durante 2 minutos. Después, con una paleta, he removido a mano para que no se quedaran polvitos pegados en el bol.

DSC06807

Una vez tengamos la mezcla lista, cogemos el molde que queramos y lo engrasamos bien para que no se pegue nada. Yo lo he hecho con margarina bien extendida por todo el molde y con harina, para que no se pegue nada de nada. Una vez en el molde, lo dejamos hornear una media hora, aproximadamente. El tema del horneado es complicado porque cada horno es un mundo, como consejo general os diría que esteis pendientes de él y comprobéis clavando un palillo en el centro cuándo está listo (si sale limpio es que ya está listo para salir del horno). Luego sólo hay que dejar que se enfríe.

Ingredientes para la cobertura:

200 gr queso crema tipo Philadelphia a temperatura ambiente, 150 gr mantequilla a temperatura ambiente, 250 gr azúcar glas y 1 cucharadita de postre de extracto de vainilla.

DSC06812

En un bol juntamos el queso y la mantequilla y lo mezclamos bien hasta que quede una especie de crema. Seguimos mezclando, batiendo, pero a menor velocidad para poder añadir la vainilla y el azúcar glas. Un vez incorporados, subimos de nuevo la velocidad y mezclamos un par de minutos más. La crema que resulta no es de color blanco radiante, sino más bien de un color crudo. Se puede “blanquear” añadiendo una cuchara de pasta Winston de color blanco, pero a mí me gusta así, de este color.

El siguiente y último paso depende de cada uno. La mezcla que conseguimos queda con una textura cremosa. Si queremos podemos decorar directamente con ella, cubriendo el bizcocho con ayuda de una cuchara, o bien, podemos dejarla en el bol, cubrirla con un film transparente y dejarla en el frigorífico un ratín para que se endurezca y luego poder manejarla mejor. ¡A gusto del chef!

DSC06817

¡Y ya está! Una receta fácil, navideña, y sobre todo, riquísima 🙂

¡Que tengáis una muy feliz Navidad!

Red velvet cake