Red velvet cake

It’s the most wonderful time of the year – Andy Williams

Este año se me ha subido totalmente la Navidad a la cabeza. En cuanto empezó Diciembre puse el árbol, hice y envié mis postales y llevo días entregada a la búsqueda de esos regalos perfectos para los míos. Este año además he decidido colaborar con el menú navideño y preparar un buen postre: una tarta red velvet. La elegí porque además de estar muy rica, la receta es muy sencilla (al menos la mía lo es) y esos colores blanco/crudo y rojo no pueden quedar mejor en una mesa en estas fechas 🙂

Yo he hecho la receta en dos días, entre ayer y hoy. Ayer hice el bizcocho y hoy he puesto la cobertura para que esta noche esté perfecta, pero se puede hacer de seguido, no os va a llevar más de dos horas el preparar, hornear, enfriar y decorar.

Ingredientes para el bizcocho:

Preparado Deluxe moist cake mix, de Parade, 3 huevos, 1 taza de agua y 1/3 taza de aceite.

DSC06803

Sí, por eso es tan fácil la receta. Compro este preparado importado desde EEUU. La receta original del red velvet es de Estados Unidos y una vez que la has comido allí no puedes conseguir ese sabor a este lado del “charco”. De esta forma sí, un preparado hecho allí, con su receta tradicional y unos ingredientes que aquí no son fáciles de conseguir. Yo compré este en una tienda online que conocí hace varios años, Yummy Planet, y en la que compro todos estos caprichitos americanos.

DSC06806

Para empezar en un bol grande se mezcla el preparado de red velvet con tres huevos, la taza de agua y el tercio de taza de aceite. Hay que conseguir que todo el preparado quede líquido para que luego la tarta quede blandita (vamos, ese tacto de “terciopelo”), así que yo he estado batiendo a velocidad media con la batidora durante 2 minutos. Después, con una paleta, he removido a mano para que no se quedaran polvitos pegados en el bol.

DSC06807

Una vez tengamos la mezcla lista, cogemos el molde que queramos y lo engrasamos bien para que no se pegue nada. Yo lo he hecho con margarina bien extendida por todo el molde y con harina, para que no se pegue nada de nada. Una vez en el molde, lo dejamos hornear una media hora, aproximadamente. El tema del horneado es complicado porque cada horno es un mundo, como consejo general os diría que esteis pendientes de él y comprobéis clavando un palillo en el centro cuándo está listo (si sale limpio es que ya está listo para salir del horno). Luego sólo hay que dejar que se enfríe.

Ingredientes para la cobertura:

200 gr queso crema tipo Philadelphia a temperatura ambiente, 150 gr mantequilla a temperatura ambiente, 250 gr azúcar glas y 1 cucharadita de postre de extracto de vainilla.

DSC06812

En un bol juntamos el queso y la mantequilla y lo mezclamos bien hasta que quede una especie de crema. Seguimos mezclando, batiendo, pero a menor velocidad para poder añadir la vainilla y el azúcar glas. Un vez incorporados, subimos de nuevo la velocidad y mezclamos un par de minutos más. La crema que resulta no es de color blanco radiante, sino más bien de un color crudo. Se puede “blanquear” añadiendo una cuchara de pasta Winston de color blanco, pero a mí me gusta así, de este color.

El siguiente y último paso depende de cada uno. La mezcla que conseguimos queda con una textura cremosa. Si queremos podemos decorar directamente con ella, cubriendo el bizcocho con ayuda de una cuchara, o bien, podemos dejarla en el bol, cubrirla con un film transparente y dejarla en el frigorífico un ratín para que se endurezca y luego poder manejarla mejor. ¡A gusto del chef!

DSC06817

¡Y ya está! Una receta fácil, navideña, y sobre todo, riquísima 🙂

¡Que tengáis una muy feliz Navidad!

Red velvet cake